miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Tienen sentido las políticas climáticas nacionales?

Todos los años, en mi asignatura de regulación ambiental, discutimos sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en materia de cambio climático. Y, muy relacionado, los alumnos no europeos tratan de entender qué hace Europa legislando en materia climática cuando esto daña a su industria. Bueno, pues Parry et al nos dan algunos argumentos más (además de los habituales de la economía del conocimiento):
This paper calculates, for the top twenty emitting countries, how much pricing of carbon dioxide (CO2) emissions is in their own national interests due to domestic co-benefits. On average, nationally efficient prices are substantial, $57.5 per ton of CO2 (for year 2010), reflecting primarily health co-benefits from reduced air pollution at coal plants and, in some cases, reductions in automobile externalities (net of fuel taxes/subsidies). Pricing co-benefits reduces CO2 emissions from the top twenty emitters by 13.5 percent. However, co-benefits vary dramatically across countries (e.g., with population exposure to pollution) and differentiated pricing of CO2 emissions therefore yields higher net benefits (by 23 percent) than uniform pricing.

1 comentario:

T_Paz dijo...


Yo iría más lejos para mostrar el despropósito de la Academia

¿Tienen sentido las políticas nacionales?

Es más, por ser exactos en esta época de imprecisión ¿En qué sentido tiene sentido hacerse la pregunta general de si las políticas nacionales tienen sentido, y más particularmente si son climáticas?