martes, 16 de octubre de 2018

Evaluación científica, innovación y soft skills

Anxo Sánchez nos resume algunas investigaciones recientes en las que se confirma que, cuando hay poca diferencia entre las propuestas (o entre artículos), el resultado de la evaluación es casi aleatorio, lo que por tanto hace cuestionarse si no es mejor y más barato tirar una moneda que convocar comités evaluadores…estos comités sólo servirían para separar el grano de la paja. En el fondo, esto es muy similar a lo que contamos siempre en Teoría de la Decisión: si hay dos decisiones casi iguales, es mejor no perder tiempo (y recursos) volviéndote loco para decidir, sino mejor simplemente tirar una moneda. Aunque reconozco que, por propia experiencia con mis hijas, esto no es nunca evidente para el decisor…

Y Anxo también participa en la discusión en este artículo (recomiendo mucho leer los comentarios de Anxo y Juan Francisco Jimeno) sobre la reciente sentencia del Tribunal Supremo que pone patas arriba la evaluación de los sexenios de investigación en España, otro proceso administrativo-científico que no termina de dejar contento a nadie.

Desde luego, si hay una agencia que no utiliza estos procesos burocráticos, sino otros mucho más ejecutivos, es ARPA (o DARPA). Tim Harford nos cuenta las lecciones que saca él de esta agencia.

Algo relacionado con lo de Sánchez (básicamente por los problemas de la falta de racionalidad en las decisiones), Mr. Moustache nos hace caer en la cuenta de muchas estupideces que cometemos a la hora de gastarnos la pasta sin darnos cuenta, de hecho en muchas ocasiones incurriendo en costes mucho mayores, sin pensar, que cuando perdemos el tiempo dando vueltas a si comprar una botella de vino u otra cuya diferencia de precio es de 10 pavos…Si lo leo correctamente (o a lo mejor porque así es como lo expresaría yo), Mr. Moustache no dice que no tomemos estas decisiones, por tontas que parezcan…sólo que seamos conscientes de sus consecuencias.

Y también relacionado, pero por la parte de evaluación científica, una reflexión de Andrew Gelman sobre las alternativas al sistema actual de publicación científica. Comparto con él que un sistema de evaluación post-publicación seguramente no tuviera los incentivos suficientes para hacer buenas revisiones (como sí tiene el actual). Yo, sinceramente, creo que la mejor opción (por ahora) sería tener un sistema similar al actual de revisiones previas a la publicación, pero gestionado por los científicos directamente (o por sus asociaciones profesionales), y con un acceso abierto que sólo tuviera que cubrir los costes reales del proceso, y no el margen que se llevan ahora las editoriales.

Y para terminar por hoy, del mismo Gelman, algunos enlaces interesantes para un tema clave: desarrollar soft-skills para los futuros académicos (estudiantes de doctorado). Esto ya lo llevamos haciendo en ICAI para los ingenieros, de cara a su carrera profesional, pero es cierto que no lo cubrimos igual de bien para los estudiantes de doctorado. Un tema pendiente para el nuevo director de la Escuela de Doctorado de Comillas :).

lunes, 15 de octubre de 2018

Welcome back!

Al fin, vuelvo al blog, tras una parada más larga de lo que tenía pensado. Y es que esta primera entrada tras las vacaciones estaba prevista para el 1 de septiembre, pero unas cuantas complicaciones logísticas y carga de trabajo no esperadas impidieron que volviera al blog entonces...así que decidí que, al menos este año, la vuelta sería para las fechas que manejan aquí en Cambridge (el curso comenzó el 2 de octubre), o más bien, para las que yo tenía cuando estudiaba: para después de El Pilar 😀.


Tal como prometí, voy a cambiar un poco la estrategia del blog, para experimentar otros formatos. Esta es mi idea al menos para este curso académico, a ver qué tal sale:

- En lugar de entradas cortitas como antes, voy a agrupar varias lecturas interesantes uno o dos días por semana;
- Una vez a la semana, o si no puede ser, cada quince días, colgar una reseña de algún libro o artículo interesante que haya leído (como veis, uno de mis propósitos para el curso es leer más).
- Y dejaré mis comentarios más largos sobre energía y cambio climático (idealmente, uno a la semana) para el blog de Economics for Energy.

Agradeceré mucho vuestros comentarios sobre el nuevo formato. Os dejo con un par de fotos de mi ruta en bici por las mañanas, que como veis es fantástica (sobre todo si el tiempo acompaña como hasta ahora):

miércoles, 25 de julio de 2018

Feliz verano!

Primer día de vacaciones en Comillas, y antes de apagar el blog durante una temporada (y reconfigurarlo), quería desearos a todos un estupendo verano. Que descanséis y desconectéis todo lo posible. Y por si os viene bien algo de lectura interesante, aquí os dejo cosas que he ido leyendo estos días y que creo que valen la pena:

- Una muy inspiradora entrevista con Jerry Mitrovica sobre la física del cambio en el nivel del mar, y sobre el enfoque científico en general. Me ha hecho gracia que cite al final a Feynman, cuyo centenario de su nacimiento celebramos este año.
- David Newbery, sobre las políticas de apoyo a las renovables en Europa, y sus beneficios en términos de spillovers de conocimiento, que, según él justifican los costes incurridos, y de hecho, nos deberían hacer pensar en maneras más globales de estimular el avance tecnológico, como Mission Innovation.
- Un aviso de que la mejora de la situación de mujeres y minorías en los campos STEM no se puede hacer bajando el nivel. Pues claro! Pero, sinceramente, el que esté yendo por ahí es que no se ha enterado de qué va esto, y de las verdaderas razones detrás de ello. De hecho, mucho me temo, por el estilo de la que escribe (que no creo que por casualidad es una mujer), que este artículo esté también persiguiendo su propia agenda equivocada y no necesariamente lo que hay que perseguir, a la vista de las falacias y argumentos falsos que utiliza tan alegremente...en fin, una de estas cosas que hay que leer para entender cómo piensa la otra parte...
- Y ya puestos, otro ejemplo de información interesada, que trata de convencernos de que el verdadero problema del cambio climático reside en la producción ganadera y no en las petroleras. Por supuesto que la producción animal contribuye al cambio climático, según la FAO, en un 14%. Pero comparar eso con las emisiones de las petroleras, que no son ni siquiera las emisiones debidas al uso del petróleo, es un poco de chiste...
- Para terminar, un tema apasionante, o por lo menos que a mí me lleva resultando muy atractivo mucho tiempo: la discusión sobre la configuración de la distribución y comercialización eléctrica, volviendo incluso a los orígenes (Joskow vs Littlechild). Lo que pasa es que Max Aufhammer lo plantea como una disyuntiva entre monopolio y pequeños operadores, y Michael Giberson lo amplía, correctamente en mi opinión, a una conversación en la que lo que hay que discutir es el papel del distribuidor y del comercializador (y de su separación o no), y además recuerda lo que él y Kiesling ya han planteado muchas veces, y que creo que es lo que más sentido tiene desde el punto de vista de diseño de la institución: el distribuidor como plataforma en la que distintos agentes pueden competir (unos más locales, otros menos) por suministrar al consumidor.

Felices vacaciones!

martes, 24 de julio de 2018

Lecturas para el verano, de Karsten Neuhoff

Karsten me envía este resumen de su actividad este año, y como me parece muy interesante todo, lo comparto :)

Dear Pedro,
Effective climate policy is important for a good summer break – ensuring predictable weather patterns for relaxing days, and avoiding risks of future climate chaos to make space for happy dreams. Integration is a key word characterizing successful climate policy – and is the theme linking the recent analyses of the Climate Policy Department at DIW Berlin. Here are a few suggestions for your summer reading list:
Industry emissions: Integrating climate and resource efficiency policy
The year 2018 started with studies of the German Energy Agency (DENA), and German Federation of Industry (BDI, English summary) showing that scenarios for respectively 80% and 95% emission reduction by 2050 are economically feasible for Germany. As for the 95% scenarios, both studies find that the major challenge for decarbonizing the production of basic materials like steel and cement, is either meeting the scale of renewable electricity demand for clean production processes or creating acceptance for CCS. This is no surprise – globally, more than 25% of CO2-emissions are linked to primary production of basic materials. Integrating climate and resource efficiency policies provides a solution that these studies do not consider – reducing the demand for primary materials by unlocking the potentials of material-efficient design, manufacturing, use and recycling of products (Material Economics).
This theme, together with other key elements for the policy design of the decarbonisation of basic industry, was focus of discussion in the meetings of our Climate Friendly Materials Platform bringing together policy makers, industry and experts (CFM Platform). Results are summarized and backed by detailed Annexes on individual policy instruments in the new report “Filling gaps in the policy package to decarbonise production and use of materials” (Climate Strategies Report, see also Review Article).
Carbon pricing: Integrating consumers in incentive schemes
In the industry sector, policy has traditionally focused on producers – most recently with the introduction of the Chinese national emissions trading system (Nature Climate Change). Concerns that stringent policy could trigger relocation of production and carbon leakage have, however, resulted in extensive exemptions like free allowance allocation, largely undermining the intended incentives.
Why does climate policy for the industry sector not integrate consumers, as has always been the case for the buildings and transport sector? In a review of global experiences with carbon pricing mechanisms directly addressing consumers, we identified many success stories (Climate Policy). We have in the past explored economic, administrative, legal and trade aspects of including the consumption of basic materials into the EU ETS (Inclusion of Consumption in ETS). The revised EU ETS Directive now creates the opportunity for the implementation – it mandates the Commission to review the effectiveness of the Directive, report in the context of global stock-taking, and propose amendments to replace, adapt or complement existing measures to prevent carbon leakage. National pilots may be one option for early progress (Annex 5). Among the biggest consumers of basic materials are cities and regions, who purchase infrastructure for instance. Cities and regions can formulate explicit environmental requirements or apply shadow carbon prices in their public procurement choices, according to EU guidelines. Our initial review points to barriers – including the issue of incremental costs and how they could be covered (Green public procurement).
Renewable energies: Integrating finance expertise in policy design
Declining costs of solar panels and wind turbines reduce the need for financial support. Do we still need dedicated renewable energy policies? An assessment of policy and market risks using cross-country comparisons and financial models shows that in the absence of long-term contracts with final consumers, costs per MWh of renewable electricity increase by 30% (DIW report). Retail competition and counter-party risks, however, severely constrain private long-term contracts with electricity consumers. Hence, publicly secured long-term contracts for wind and solar power are essential to hedge policy and market risk for renewable projects, facilitating access to low-cost finance, and allowing to pass on the full benefits from declining technology costs to end consumers.
In assessing different renewable remuneration mechanisms to reach Germany’s 65% national renewable electricity target by 2030, we find that a shift to contracts for difference results in annual savings in the order of magnitude of 0.8 billion Euro (DIW report).
Sector coupling: Integrating all sectors in power system
Shifting away from fossil fuels while accepting constraints on available biomass requires that buildings, industry and transport source most of their energy needs from electricity. Given the variability of wind and solar production, this will only succeed if, at the same time, flexibility and storage potentials in the sectors are realized. As part of the EU H2020 project Real Value, we explored how firms can build new business models around smart heating devices and thermal storage (Real Value) and how power-market design and technology developments shape the market (Real Value). As part of the Synergie Consortium (German Kopernikus Projekt), we investigated demand response potentials in the industry (Synergie).
As the electricity system moves into the center of the energy infrastructure, the capacity of wind and solar power and flexible demand connected to the system multiplies. Power-market design will have to evolve for an efficient system operation. In discussions of our Future Power Markets Platform (FPM Platform), we find that intraday auctions can enhance market depth, and facilitate broad participation of all actors – in particular if bidding formats allow for capability-based (multi-part) bids. To allow the demand side to respond to regional supply of power regional pricing is increasingly discussed as part of such an emerging system (Energy Journal).
Sustainable finance: Integrating long-term requirements in today’s investment choices
Following the report of the EU high-level expert group on sustainable finance (HLEG), the European Commission came up with an action plan on March 8 (Action Plan). It addresses three key themes: 1) Influencing the financing decision and managing financial risks; 2) Reorienting financial flows; and 3) Taxonomy and definition. To shape our research agenda and gear it towards key policy challenges, we organized a high-level sustainable finance conference in Berlin in co-operation with the European Commission and the Hub for Sustainable Finance (Proceedings).
Wishing you all a good read and a good summer break,
Karsten Neuhoff, Olga Chiappinelli, Ingmar Jürgens, Nils May, Carlotta Piantieri, Jörn Richstein, Puja Singhal, Jan Stede, Heiner von Lüpke, Vera Zipperer, Kerstin Ferguson, Olga Zhylenko


lunes, 23 de julio de 2018

Reformas fiscales para cambios en la economía

Para compensar los cambios salariales inducidos por distintas disrupciones en la economía (migración, automatización, descarbonización....) Tsyvinski y Werquin nos proponen cambiar los tipos marginales y medios de la renta según la elasticidad de la oferta y la demanda en el mercado de trabajo.

viernes, 20 de julio de 2018

Business Ethics, explicado por Santi

Santi sigue extractando su libro, y la entrada de hoy es particularmente recomendable. Me ha gustado particularmente su subrayado de que no puede haber dos éticas distintas, una privada y una pública o profesional.

Sólo un par de puntos me generan una cierta inquietud (o más bien ganas de quedar con Santi con unas cuantas cervezas para discutirlos):

El primero:
Corporations are not people. You may grant rights to them, and you may impose duties on them, but such rights and duties are, from an ethical perspective, legal fictions. There is no such a thing as a sentient, conscious, “mind of the corporation”, able to take decisions (apart from and distinct of those of its different executives, within their respective areas), and thus morally deserving praise or blame.
Totalmente de acuerdo, conceptualmente. Pero en la práctica, la gente se deja llevar por los comportamientos colectivos. Y, en ese sentido, yo sí creo que las empresas actúan muchas veces con criterios no necesariamente coherentes con los de sus ejecutivos, o sus accionistas, actúan con una especie de alma colectiva, no necesariamente consciente pero precisamente por ello mucho más peligrosa. Por lo tanto, creo que sí es bueno exigir responsabilidad a estos entes, y no sólo a sus ejecutivos o accionistas.

El segundo:

A rationalization facilitated by the way it is typically taught, in isolation from the rich ethical tradition from which it could benefit (expounded in my previous post). If you zoom in what are the responsibilities of corporations, and how to balance the demands of sustainability and profit maximizing, and then disguise your own lack of an adequate framework for even formulating the problem with a myriad of “cases” that can be argued one way or the other (and that end up transmitting that this ethical stuff is really complex and confusing and it doesn’t matter much what you end up deciding because for any outcome you can find someone willing to defend that it was the right thing to do). A fine way of training lawyers (again, that is where the case methodology originated), but not certainly one for developing ethical excellence in economics (or BA) students…
Creo que aquí Santi se pone un poco extremista. Y de hecho, se contradice con lo que dice en el último párrafo...El uso de casos no necesariamente lleva a que la respuesta sea el relativismo moral. Totalmente de acuerdo en la utilidad de conocer las grandes tradiciones éticas...pero el uso de casos ayuda a aterrizarlas, e incluso los casos pueden utilizarse para introducir estas tradiciones, la clave como siempre, está en la calidad del instructor y del material docente. Creo que Santi se deja llevar por el aparente poco éxito que tiene la enseñanza de la ética en la práctica profesional que vemos en las noticias, o incluso en nuestra vida diaria...y no tanto en una evaluación rigurosa de cómo influye la buena enseñanza ética en los profesionales (algo que de hecho estamos intentando promover desde Comillas).

El tercero:
Now, the peculiarity of business is, as I intimated in the opening of this section, that it is an institution devoted to the exchange of commodities.
 Esto reconozco que es un tema que me pone muy nervioso. Y es que estoy harto de escuchar que "el objetivo de la empresa es ganar dinero". Mentira. Eso es, parecido a lo que dice Santi, una racionalización que nos permite hacer lo que nos da la gana y aplicar todo tipo de criterios no éticos a su gestión. Y claro, por eso mucha gente utiliza esta definición. Tampoco su objetivo es comprar y vender cosas, eso es una definición muy estrecha, y con los mismos problemas de lo anterior. El objetivo real de una empresa, el que debería ser, y el que deberíamos esforzarnos en transmitir (yo al menos lo intento en mis clases) es crear valor para la sociedad. El ganar dinero es sólo un medio para ello, o una prueba (si las condiciones son las correctas) de que se está creando ese valor. Si una empresa gana dinero, o intercambia productos, pero no crea valor para la sociedad, no debería existir. Si lo hace, es por una anomalía que deberíamos eliminar.

Modificaciones del PIB en la era digital

Brynjolfsson et al se han puesto a calcular cómo cambiaría el PIB si todos esos servicios digitales gratuitos (como Facebook, Maps, o Whatsapp) se contabilizaran dentro de la renta nacional. Además, claro, como parte del proceso, han estimado el valor de estos servicios para los usuarios: por ejemplo, la gente estaría dispuesta a pagar 500 pavos al año por mantener Whatsapp, y casi nada por Twitter :), una interesante forma de contrastar la importancia de las distintas redes sociales...

La pregunta, claro, es por qué, ya puestos, no añaden también los recursos medioambientales, porque al fin y al cabo las técnicas de valoración son similares y mucho más establecidas...

Más investigaciones de este equipo aquí.