sábado, 31 de diciembre de 2011

Alimentación ecológica: ¿sostenible?

Estas Navidad he tenido alguna conversación muy interesante con la familia acerca de alimentación ecológica, un tema que me interesa mucho personalmente: en mi familia somos de esos que, si no se lo ponen muy complicado, y no pierden calidad, estarían encantados de comprar productos ecológicos, fundamentalmente porque estamos convencidos de que son mucho mejores para nuestra salud, además de sus otras ventajas (no digo que las ventajas ambientales o sociales no sean importantes, pero la salud es lo primero). Aunque sea hacer publicidad (por la que no me pagan), me permito citar como ejemplo de este tipo de productos de alta calidad, y que genera beneficios ambientales y sociales, los de El Cantero de Letur, que además ahora vende online. De hecho, nos gustaría poder comprar más productos ecológicos de este tipo, el problema es que aquí en España no es tan fácil hacerlo, o a menos más difícil que en EEUU. No digo que sea difícil encontrar productos ecológicos, sí que lo es que estos productos tengan igual o más calidad que los tradicionales.

Uno de los problemas que creo que existen es la falta de confianza, o más bien, el no saber muy bien qué se está comprando. A mí los sellos de calidad no me dicen mucho, la verdad, porque a veces encubren cosas como esta que comenta el NYTimes: una agricultura ecológica que tiene muy poco de sostenible. Efectivamente, los organismos de certificación a veces insisten en chorradas como obligar a usar fertilizantes no sintéticos (que no son necesariamente peores para el medio ambiente), y en cambio pasan de tener en cuenta otros temas mucho más importantes como el balance energético del producto. Cuidado, que eso no necesariamente implica que el producto tenga que ser local: es mucho mejor energética y ambientalmente producir tomates en Almería que en Finlandia, por muy local que pueda ser el segundo y mucha energía que se gaste en el transporte.

Aquí es donde el vendedor juega un papel fundamental: por ejemplo, en EEUU Whole Foods es la referencia clara (aunque sea "whole wallet", como lo llaman allí, por la pasta que te gastas cuando vas). Whole Foods basa parte de su negocio en que da confianza al consumidor, certificando que lo que compra es lo que espera. Ya mí eso me parece mucho mejor, porque ofrece más flexibilidad al proceso de producción: en lugar de tener que ajustarse a las normas a veces estúpidas de los organismos de certificación, uno se ajusta a lo que realmente demandan los compradores.

Pero, volviendo al caso de la noticia del NYTimes, y también al tema de mi conversación navideña, es cierto que el que un producto sea ecológico no debe significar que tenga que renunciar a las ventajas de la producción a escala o de los avances tecnológicos. De hecho, el producir volúmenes suficientes permite que el producto sea más competitivo con los tradicionales, y por tanto, que más gente pueda comprarlo (algo que es bueno también). Pero para eso no hace falta servir al mercado global, puede bastar servir a grandes centros de consumo como Madrid, Barcelona o similares, donde además también está la gente con nivel de renta suficiente para acceder a estos productos.

Porque yo creo que, siguiendo el ejemplo americano, el nicho de venta de estos productos no es tanto el consumidor responsable (que también), sino, sobre todo, el consumidor con buen nivel de renta, dispuesto a pagar algo más por un producto de calidad (que es al fin y al cabo lo que debe ser el producto ecológico, aunque desgraciadamente aquí en España confundamos agricultura ecológica con manzanas con gusanos). En la línea de mis otras ideas sobre sostenibilidad, yo creo que es bueno utilizar al mercado como herramienta para promocionar la producción ecológica, y que renunciar a él y querer llevar al extremo las cosas sólo lleva a callejones sin salida, nichos pequeños de donde es muy difícil salir y que no son necesariamente mejores: por ejemplo, . Lo que hace falta es asegurarse de que el mercado es capaz de autorregularse: aportando información suficiente, educando al consumidor, etc.

En fin, que a ver si también progresamos en esto el año próximo, y se instala un Whole Foods en Madrid...o al menos más productores de los buenos se ponen a hacernos la vida más fácil, como los de El Cantero.

NOTA: Mirad los comentarios, hay un sitio interesante.

7 comentarios:

EsDeRaíz dijo...

Buenas Pedro, muy interesante tu comentario. Me gustaría que echases un vistazo a mi blog www.esderaiz.com y especialmente al modelo de negocio que quiero impulsar, y me digas tu impresión.

Saludos

Pedro Linares dijo...

Pues me parece una idea muy interesante, la verdad...Como decía en la entrada, creo que somos muchos los que querríamos un sitio de estos, que si lo entiendo bien trata de rellenar ese hueco que en EEUU hace WholeFoods, es decir, hacer de garante de la calidad de los alimentos sin recurrir a sellos más o menos cuestionables.

EsDeRaíz dijo...

Hola de nuevo, se trata efectivamente de dar a los potenciales compradores toda la información para que puedan verificar el carácter sostenible del producto.
Espero poder tener en marzo un catálogo inicial de productos (queso, vino, aceite, etc) para ir añadiendo más productos poco a poco.
Espero poder llevarte algún pedido!
Gracias y saludos

EsDeRaíz dijo...

Por cierto, voy a escribir una entrada acerca de las certificaciones ecológicas, haré referencia a tu entrada.
Saludos

eudomus dijo...

Hola Pedro, interesante punto de vista y seguro que mucha gente lo comparte. Soy de la opinión que entre tanto marketing y anuncio al final nos cuesta encontrar muchas cosas que merecen la pena aunque sean pequeñas. Te recomiendo la web Natural Como La Vida Misma, tampoco me pagan por hacerles promoción ;) pero he pedido fruta y verdura ecológica online, siempre llega bien y con iniciativas así, aunque poco a poco, colaboramos... y sin moverse de casa;)

EsDeRaíz dijo...

Hola Eudomus, no quisiera invadir el blog de Pedro. Por favor, si no te importa entra en www.esderaiz.com y "hablamos".
He revisado la web que me comentas, muy interesante, pero solamente observa de dónde viene el producto (en su apartado de preguntas) y el trayecto que hace hasta llegar a tu casa.
saludos

Pedro Linares dijo...

Tengo que decir que, aunque tenía dudas sobre si colgar esta entrada en el blog, por el tema algo menos relacionado, estoy encantado de que sea la que más comentarios tiene de toda su historia :). Así que ánimo, que a mí no me invadís nada...