jueves, 11 de diciembre de 2008

El valor de la pedagogía

Este artículo de opinión refleja muy bien el valor que se le da en algunos ámbitos universitarios a la pedagogía. Con todos los respetos, no me sorprende que estos catedráticos firmen este panfleto, yo (y supongo que muchos) he sufrido a muchos de estos expertos mundiales en su área, que no tienen ni pajolera idea de cómo transmitir estos conocimientos a sus alumnos. Leyendo el artículo parece que cuando uno se convierte en un experto en su área se le aparece el Espíritu Santo y ya está, a enseñar...Estoy de acuerdo en que algunas cuestiones, por ejemplo el CAP, han sido más bien una estafa, y se ha "regalado" el título sin demasiadas vueltas (también depende dónde). Y también en que un período de prueba es fundamental, porque, como decía Gladwell, es difícil saber sin probar quién es un buen profesor. Pero generalizar y decir que el aprendizaje de técnicas pedagógicas para mejorar la docencia es una estafa me parece negar la evidencia. De hecho, echo de menos en estos profesores tan excelsos una revisión de la bibliografía relevante, donde se demuestra el valor de utilizar las técnicas y métodos adecuados para transmitir el conocimiento a los alumnos. Si este artículo es la prueba del rigor científico que aplican en sus campos, me parece que voy a empezar a dudar también de su nivel de excelencia académica...Pero bueno, esto es la Universidad española...

1 comentario:

Santiago Ojeda dijo...

Igual tenéis razón todos (tú y los autores del artículo), y tal cosa no es aparente por estar hablando de disciplinas diferentes: en las disciplinas de ciencias me parece más frecuente la proximidad al estereotipo del científico profundamente conocedor de su materia pero de capacidades muy limitadas para transmitirla y explicarla bien (es un conocimiento más racional, donde el mero entusiasmo por el contenido añade menos a la deseable claridad expositiva), mientras que en las disciplinas humanistas a las que se adscriben la mayoría de los firmantes del artículo el dominio último de una materia debe estar más próximo a poder exponerla con brillantez (por tener ese dominio menos elementos fuera de la propia elaboración de un discurso coherente -en el caso de las ciencias el dominio puede ser menos discursivo, por ejemplo, por estar más centrado alrededor de la capacidad de experimentar, o de absorber y hacer encajar teorias novedosas). Para enseñar en la universdidad también hay que pasar el famoso CAP? o en el futuro el mencionado master en pedagogía?