lunes, 22 de enero de 2018

Geopolítica de las renovables

El mes que viene tendremos la sesión abierta de nuestro workshop anual de Economics for Energy, en la que intervendrá David Sandalow, experto en geopolítica y al que ya he referenciado en otra entrada. Nos hablará de la nueva geopolítica energética, y justo estos días ha salido este otro resumen interesante, para empezar a abrir boca.

2 comentarios:

Fernando Leanme dijo...

Parece ser que la "intelligentsia" de Washington todavia no ha tomado nota y cree que petróleo, gas y carbón no se agotan.

Por ejemplo, hoy día la producción de petróleo de México declina paulatinamente, y se ve claro que ese país nunca volverá a producir las cantidades de hace 20 años. El petróleo que exportaba México en grandes cantidades s EEUU incluían un crudo pesado llamado Maya Blend. El petróleo pesado de Venezuela muchas veces se mezclaba para ser casi igual al Maya porque eso facilita su mercadeo. Pero hoy día Venezuela es un desastre, y el daño que ha hecho el castrochavismo a la sociedad venezolana no se reparará. Esto implica que EEUU eventualmente (si son gobernados por gente con suficientes neuronas) tendrá que conectarse mejor al suministro de crudo canadiense a través de oleoductos, lo cual crea más interdependencia entre EEUU y Canadá.

Al mismo tiempo vemos un aumento de las ventas de gas natural de EEUU a México, el cual, si logra escapar de las garras del castrismo (algo que está en duda porque ni Trump ni la élite en el Council of Foreign Relations tienen mucha idea del mundo al sur del paralelo 23 N). México también tendrá que importar crudo liviano de EEUU si no contínua privatizando la industria. Y esto a su vez crea dependencia, algo que a largo plazo el Trumpismo no incorpora en sus cálculos cuando se regodean insultando a los mexicanos.

Es posible continuar analizando el fenómeno, o sea los cambios que pueden ocurrir a medida que el petróleo, gas natural y carbón se agotan en los próximos 30 años, y también los cuellos de botella en litio, neodimio, etc. Pero un análisis que no incorpora consideración de cómo se agotan los combustibles fósiles en países clave, ni entiende que la energía nuclear no se podrá dejar de lado, en realidad es un análisis que no tiene mucha utilidad. Por lo que veo los análisis más sofisticados se hacen en sótanos en empresas multinacionales, se mantienen secretos, y los que ven ls resultados no describen lo que puede ocurrir.

Unknown dijo...

Petróleo, mucho menos gas y carbón no se agotarán en 30 aňos, aunque si bajará lentamente su demanda.