viernes, 25 de noviembre de 2016

La dura vida del investigador

Eso nos dicen los de Nature, que esto de ser investigador es duro: muchas horas de trabajo, mucha competencia por la financiación, la presión por publicar....No me extraña que algunos quieran dejarlo, sobre todo los que no tienen esa ilusión que al menos uno tiene todavía por seguir haciendo avanzar el conocimiento, por analizar rigurosamente las cosas, por hacer un mundo mejor.

En todo caso, también es cierto que esto que tenemos algunos es un regalo: que te paguen (y mejor que a muchos otros) por hacer algo que te apasiona no es fácil...