lunes, 10 de febrero de 2014

En contra de la regulación

Y muy relacionado con la entrada anterior, este artículo que propone cargarse las regulaciones por chapuceras. En general, propone eliminar cualquier cosa que huela a intervención estatal...Una aproximación muy libertaria a la regulación de la economía, pero también interesante de leer y con razón en unas cuantas cosas.

Por supuesto, hay conclusiones que no comparto, básicamente dónde se ponen los límites. Si el mundo fuera blanco y negro, y fuera fácil saber lo que sabemos y lo que no sabemos...Sí, hay temas, como dice el autor, en los que está claro que hay que hacer algo. Pero luego deja fuera muchos otros en los que no está nada claro que, por muy malas que sean las políticas, vayamos a estar mejor que con el mercado. Por ejemplo, no dice nada del clima. ¿Qué hacemos, dejar que sigamos quemando fósiles hasta que nos achicharremos? Claro que no hay que adoptar políticas estúpidas...pero hombre, algo intermedio habrá entre no hacer nada o pifiarla...Al final, como siempre, el problema es que no es fácil poner reglas de sí o no, porque como digo, el mundo no es así.

Algo que sí me ha gustado, en todo caso, es su propuesta de que las decisiones políticas requieran una mayoría más que cualificada (70%) para tomarse, algo que evitaría muchos de los bandazos que sufrimos (en cosas como políticas educativas, energéticas, etc.).

Sacado del blog de Mankiw

1 comentario:

T_Paz dijo...


¿Cree usted que las mayorías cualificadas evitarían los bandazos?

Es absurdo. ¿Se imagina usted un vehículo que cuando llegue al tramo de curvas endurezca la dirección? ¿Vamos por el principio por no ser capaces de dar la curva?


¿Por que no hace usted como Ishikawa? ¿Pregúntese siete veces por qué vamos dando bandazos y quizá llegue a alguna parte?

Eso de actuar sobre los efectos es de hechiceros. Se supone que es de científicos actuar sobre las causas.

De anarco-capitalistas libera nos domine.