martes, 8 de octubre de 2013

Harvard y las inversiones en combustibles fósiles

Una de las conversaciones que ha circulado estos días en Internet ha sido la negativa de Harvard a vender sus inversiones en compañías relacionadas con la producción de combustibles fósiles. El tema da para mucho, desde luego. Los argumentos de Faust no son estúpidos, aunque todos son rebatibles, tal como hacen en Think Progress o aquí. Mientras, Stavins apoya la decisión (en el blog de Revkin). Y yo, ¿qué pienso?

Pues que Harvard ha perdido una buena oportunidad de tomar una posición en este tema, siguiendo a muchos de sus alumnos. Igual que hacían hace poco con respecto a la igualdad de género (sobre la que podían haberse hecho también muchos de los argumentos de Faust), el que una universidad como Harvard se posicione claramente arrastraría a muchos. Vamos, que lo de que "Un grano de trigo no hace granero, pero ayuda al molinero" aplica bien aquí. Yo creo que el problema del cambio climático sí es un problema ético (no como dice Stavins), porque lleva aparejado una muy importante redistribución de recursos, tanto intra- como inter-generaciones.

Dicho lo cual: las decisiones en este tema hay que tomarlas fríamente, y con mesura. Más que de repente dejar todas sus inversiones, con el riesgo de alienar a las empresas, yo sería partidario de un calendario progresivo, que dé oportunidad a las empresas de recibir las señales adecuadas e ir evolucionando hacia un sistema más bajo en carbono. Esto hubiera hecho menos daño a los intereses de Harvard y de las empresas, y hubiera seguido mandando el mismo mensaje de cambio.

ADD: Aquí hay un ejemplo de lo que pueden hacer las empresas de combustibles fósiles si se les dan las señales adecuadas. Este es otro más conocido, y más antiguo.

ADD2: Stavins amplía (y matiza algo) sus razones.

ADD3: El movimiento llega a UK. Atención al final del artículo (con el comentario de Desmond Tutu)

1 comentario:

Alessandro Danesin dijo...

Estoy de acuerdo bastante de acuerdo con lo que dice Pedro. Pero me gustaría añadir un par de cosas. En lo que dice Stavins (que se puede encontrar en el blog de Revkin mencionado por Pedro) se habla del cambio climático como un scientific, economic, and political challenge que no puede confundirse con un moral crusade. Pedro ya dijo que no se puede no ver el lado moral de los efectos del cambio climático. Pero la verdad es que cada reto científico, económico y político es un reto de moral, ya que supone un cambio en la sociedad y en la humanidad que hay que saber evaluar. Tomar una posición acompañada por hechos (una reducción de los shares en compañías energéticas tradicionales, en este caso). El mensaje es más importante cuanto más distinguido sea el mensajero, y en este caso Harvard sí que puede hacer la diferencia.
Sobre el hecho que invertir en compañías energéticas tradicionales suponga un desarrollo de nuevas tecnologías que reduzcan el impacto de estas mismas, tengo mi dudas, claramente Adela sabe mucho más que yo, a ver que opina.