martes, 9 de julio de 2013

Alternativas al crecimiento

Por dos vías llego hoy a señalar algunos sitios interesantes de economía alternativa o heterodoxa. Este fin de semana Enrique me recordaba que habíamos hablado de las ideas sobre decrecimiento de Carlos Taibo o Antonio Turiel y que no lo había puesto en el blog. Pues nada, aquí están las dos referencias, interesantes consultas en este ámbito.

Y hoy, leyendo esta entrada de TripleCrisis (muy sensata, por cierto), llego a este sitio, Econ4, lleno de gente ilustre y con ideas también más que razonables, de la que me gusta mucho la propuesta de reformar los cursos de Econ101 (la introducción a la economía) para no seguir contando la misma murga de siempre y hacer creer a los alumnos que los mercados perfectos son la norma.

Mi pega con Econ4: el recurso a esto que los americanos llaman "the straw man argument",  esto es, el caracterizar erróneamente la posición contraria. En este caso, lo que representan erróneamente es a la economía clásica, que, como cualquier lectura de Adam Smith o sus continuadores indica, no supone ni implica ni privilegios, ni plutocracia, ni búsqueda de rentas, ni oligarquía, sino todo lo contrario. Más bien estos problemas surgen normalmente cuando el gobierno se mete por medio y crea rentas, permite que las capturen, favorece a los "campeones nacionales", o directamente a sus amigos, como el caso español muestra tan bien. Sí, es cierto, también aparece cuando no hay gobierno y los jetas campan a sus anchas...pero precisamente en esos casos los economistas "ortodoxos" dicen que entonces hay que arreglarlo. Más sobre este tema de las falacias y hombres de paja en economía aquí (curiosamente también en un post reciente).

Y luego, mi problema principal con este tipo de economía: A riesgo de generalizar, yo coincido con sus planteamientos en el fin, pero no en los medios. Por ejemplo, sí creo que tenemos que ir a un modelo (en particular energético) más sostenible, y que esta sociedad en la que el consumo "conspicuo" de Veblen es lo que nos dirige no va bien (ya lo decía Galbraith hace ya años).

Pero no coincido ni en la velocidad de alcanzar el desastre, que seguramente será más lenta de lo que nos dicen, ni en el desastre en sí mismo: más bien, como ya he dicho algunas veces, creo que ya hemos demostrado una enorme capacidad de adaptación, y en este caso, si no lo estropeamos mucho, también tenemos posibilidades de enderezar el rumbo. Eso sí, con petróleo o sin petróleo, con ciertos recursos o sin ellos, porque lo importante no es el petróleo, por ejemplo, sino el servicio que proporciona. Y ahí ya tenemos alternativas a las que queda poco para empezar a explotar. Finalmente, tampoco coincido en los medios para alcanzar la sostenibilidad, que en muchos de estos sitios implican planteamientos casi soviéticos. De nuevo, creo que el mercado, bien utilizado, y por supuesto complementado con políticas de redistribución, tiene mucho que jugar aquí (mientras que los otros instrumentos, como decía aquí hace tiempo, no solucionan los problemas).

2 comentarios:

Pedro Olazábal dijo...

Llevo un par de meses sin internet. Ahora que vuelvo a tener, me conecto, y encuentro esta entrada tan interesante.

En mi opinión lo que debemos hacer es pensar cuáles son los objetivos que nos marcamos como sociedad. Para mí están claros: satisfacer necesidades de manera sostenible. "Crecer" o "decrecer" no debe ser objetivo, sino medio para satisfacer las necesidades de los seres humanos de hoy y de mañana. Si para cumplir esto hace falta crecer, pues crecemos, si hace falta decrecer, pues decrecemos.

Esto va en la línea de lo que dices del petróleo: lo que importa es el servicio que da, no el consumo de petróleo en sí mismo.

El mercado es por supuesto otro medio, otra herramienta que nos ayuda en esta tarea. ¡Y la intervención-regulación también!

Una entrada del blog que tengo con unos amigos

http://limonenelmarmol.wordpress.com/2013/02/20/el-crecimiento-economico-no-es-un-fin/

Pedro Linares dijo...

Pues efectivamente, tienes toda la razón, crecer o decrecer no es lo importante, sino satisfacer necesidades de manera sostenible. Esto también lo decía en esta entrada del año pasado: http://pedrolinares.blogspot.com.es/2012/09/una-medida-interesante-del-bienestar.html

Gracias por el comentario.