viernes, 5 de abril de 2013

¿Nos quedaremos los profesores sin trabajo?

Eso parece ser lo que dicen hoy en el NYTimes:

- que hay un software para corregir trabajos que es una maravilla
- y que realmente la enseñanza técnica se puede hacer muy bien online

Yo lo que pasa es que no estoy tan seguro de ninguna de las dos cosas.

Respecto al software, ardo en deseos de probarlo a ver qué tal funciona (además, según parece es gratis), pero no me espero grandes maravillas. Eso sí, puede ser que sí nos quite algo de trabajo, si lo podemos usar para trabajos pequeños y no muy importantes para la nota.

Y respecto a lo segundo...este David Brooks cada vez me gusta menos. Se ve que está pensando en la liberal education americana, que consiste en leer algunos libros y, vale, para eso lo online no está mal. No parece que haya estudiado en su vida ingeniería, o bioquímica, o economía, disciplinas en las que lo fundamental es saber resolver problemas, y eso, o te enseña alguien en directo, o lo vas a tener mucho más chungo.

Otra cosa, claro, es que hablemos de modelos mixtos (blended learning como lo llaman algunos), en los que el alumno estudia online, pero luego tiene interacción con el profesor. Ahí sí que me creo que no haya diferencia con el modelo tradicional (si además el modelo tradicional es de clases con muchos alumnos en los que por tanto la interacción es muy reducida), y que además se ahorren costes, claro.

2 comentarios:

noahsen dijo...

Hola

Me animo a comentar otra vez.
Yo creo que precisamente lo que hay cambiar es el modelo tradicional a uno en el que haya más interacción.
No creo que debamos conformarnos con cursos on-line diciendo (exagero) "total, es igual de malo que lo que teníamos pero más barato".
Lo que hay que hacer es mejorar la educación. Seguro que la red tiene mucho que aportar en esta mejora pero los profesores también. De hecho, en mi opinión, los profesores pueden aportar mucho más que la red. La red te explica lo mismo de la misma manera 1.000 veces. Un buen profesor te explica lo mismo de 1.000 maneras diferentes, te lo relaciona con otros conceptos, pone más ejemplos, llama tu atención..., como alumno contestas y eso produce que el profesor se le ocurran otros ejemplos, otras relaciones, otras maneras de explicar, etc.

En definitiva, hacen falta más buenos profesores interaccionando con alumnos que quieren aprender, que más cursos on-line.

Gracias por seguir blogueando

Pedro Olazábal

Pedro Linares dijo...

Gracias a ti por el comentario, que efectivamente da en el clavo: lo que hace falta es sacarle el partido que se debe a la parte presencial, antes que buscar la alternativa (online) fácil.