jueves, 19 de agosto de 2010

La formación del ingeniero

Este verano me he estado leyendo unos cuantos libros bastante interesantes (ya iré blogueando de ellos, aunque ya adelanto que el de Charles Vest me ha encantado, de lectura obligada para toda la gente interesada en universidad). Y un tema central en todos ellos, en algunos casos sin buscarlo, y a pesar de que en principio los autores y temáticas no eran necesariamente similares, es la necesidad de la formación integral en los universitarios. En Harvard se quejan por no tenerla, en MIT se lucha por mantener, Schumacher la considera absolutamente fundamental para el futuro de la humanidad, y por supuesto Kolvenbach la considera parte esencial de la enseñanza jesuita.

De hecho, se supone que este es uno de los puntos fuertes de Comillas. Es interesante a este respecto comprobar cómo en este tema parece que estamos igual o mejor que los “liberal arts” colleges de EEUU, que están luchando por mantener este tipo de educación humanista e integral, y a los que cada vez cuesta más hacerlo. Sobre todo teniendo en cuenta que es bastante más complicado conseguir una formación integral en una escuela “europea” de ingenieros que en una universidad americana, donde por naturaleza los alumnos están expuestos a todos los conocimientos universitarios (en MIT por ejemplo obligan a todos sus estudiantes a cursar el “core curriculum”, que contiene asignaturas de humanidades").

Lo que pasa es que yo no creo que estemos al nivel tampoco en este sentido de las universidades americanas: como dice el dicho, una cosa es predicar y otra dar trigo. Creo que tenemos que seguir trabajando para mejorar la formación integral de nuestros ingenieros. Como bien dice Schumacher, hace falta dar valores a nuestros ingenieros para saber lo que deben hacer con su ciencia. Si no, iremos donde hemos ido siempre: a un uso no siempre apropiado de la tecnología. Creo que afortunadamente en ICAI estamos mejor colocados que en otras escuelas para crear estos ingenieros con valores, pero eso no significa que debamos contentarnos: los profesores (muchos, aunque no todos) imparten claramente valores en sus asignaturas, pero no tienen tiempo para hacerlo bien; las asignaturas de valores que impartimos (ética, cristianismo y ética social) están demasiado desconectadas de las materias que impartimos, y así las ven los alumnos: como algo totalmente ajeno a su formación técnica. Tenemos que evolucionar hacia unas materias mucho más relacionadas y conectadas con su formación: filosofía de la ciencia, ética de la ingeniería, ingeniería para cambiar el mundo, impartidas por profesores que se haya enfrentado a los problemas éticos y de valores a los que se enfrentarán nuestros ingenieros y que sepan guiarles en estas situaciones, que les enseñen cómo ver toda la tecnología desde esta óptica de valores. También creo que debemos enseñarlas desde el primer día, no esperar hasta los últimos cursos: si no, los conocimientos se les fijarán sin saber interpretarlos, sin saber colocarlos en el marco adecuado.

Y además, tenemos que complementarlas con otras materias humanistas:

- una asignatura de literatura: yo creo que sólo sabe escribir bien el que ha leído mucho. Si no conseguimos que nuestros ingenieros lean no sabrán escribir, y esto es fundamental en su vida profesional. Las asignaturas “normales” no tienen hueco para esto, bastante tienen con lo suyo…

- talleres de comunicación oral: al menos igual de fundamental, saber comunicar sus ideas y su trabajo, y hacer presentaciones públicas. Igual que antes, se puede practicar en las otras asignaturas, pero es difícil aprenderlo en ellas.

- liderazgo y trabajo en equipo, cualidades cada vez más valoradas en el mundo profesional. Esto puede aprenderse en los trabajos prácticos de las asignaturas “normales”, pero nunca está de más un seminario específico.

6 comentarios:

Ender dijo...

Hola, Pedro. Como ingeniero (en mi caso formado en la ETSII de la UPM) estoy plenamente de acuerdo con el fondo de tu entrada, aunque difiero un poco en la forma, o en los detalles.

Mi comentario se alargaba demasiado, y me ha salido una entrada en mi propio blog, donde te cito y doy mi opinión sobre el tema, más desde el punto de vista de un alumno que de un profesor:

http://comoquerais.blogspot.com/2010/08/la-formacion-humanista-de-los.html

Espero que sea de tu interés.

Pedro Linares dijo...

Hola Ender

Gracias por tu comentario. Me ha parecido muy interesante tu entrada, creo que coincidimos en bastantes cosas. Sólo una matización: yo no creo que los valores estén formados ya cuando llegas a la universidad, creo que se están formando continuamente, o al menos mis ideas (sobre las que se construyen los valores) van evolucionando, unos van asentándose y otros se van marchando. Por eso sí creo que es fundamental que en la universidad se transmita la enseñanza tecnológica con valores. Creo que de hecho el mejor momento para formar la ética profesional (quizá no la personal) es en la carrera. Por supuesto, eso no quiere decir que esos valores que se transmiten deban ser los cristianos. Creo que hay muchos conjuntos de valores en el mundo muy válidos, y de hecho creo que hay un conjunto amplio que podríamos llamar universales. Creo que es bueno que un ingeniero entienda esos valores, conozca los que no conoce (los asiáticos, por ejemplo, muchas veces tan lejanos de los occidentales), y que adopte al menos los universales.
Lo de enseñar con el ejemplo: pues sí, claro. Pero hay cosas muy relacionadas con las actuaciones profesionales que no se enseñan con tu comportamiento en clase, sino que hay que ponerse en la situación adecuada. Por eso creo que hacen falta asignaturas específicas, o talleres, o llámalo como quieras.

Ender dijo...

Pedro, acepto tu matización en cuanto a la ética profesional, aunque no sé hasta qué punto se puede separar de la personal.

En cuanto a lo de las situaciones concretas del ejercicio profesional, pues también de acuerdo.

observador subjetivo dijo...

Os invito a leer este post sobre la educación en el "país más desarrollado del mundo":

http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/08/temporalidad-cultural-o-ignorancia.html

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Totalmente de acuerdo, pero la formación de los supuestos "humanistas" adolece precisamente de esos mismos problemas (entre otros). No sé de dónde vamos a sacar, entonces, a los profesores que les enseñen esas cosas.

Pedro Linares dijo...

Pues sí, ése es el problema con el que nos enfrentamos ahora mismo en la Escuela...aunque afortunadamente algún buen candidato hay.