jueves, 19 de septiembre de 2019

La tensión entre honestidad y liderazgo

Estupenda conversación entre David Deppner y Russ Roberts acerca de los límites de la absolutamente necesaria honestidad y la humildad cuando lo que se demanda del líder/médico/padre/etc. es certeza.

El trozo que más me ha hecho pensar es uno en el que comentan cómo la sociedad selecciona negativamente a los CEOs o políticos, premiando la arrogancia frente a la humildad, en algunos casos incluso premiando a los psicópatas con el poder que tanto ansían. Algo a tener siempre en cuenta cuando escucha la admiración de algunos por los "capitanes de la industria" o los "políticos triunfadores". Como creo que ya he comentado en alguna otra ocasión, sería mucho mejor si seleccionáramos a nuestros políticos de forma aleatoria, como hacían los griegos...o si, como los jesuitas, se escogiera a los líderes precisamente de entre los que no quieren serlo.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Algunas consecuencias no inmediatas de los coches autónomos

Para reflexionar:
- Cómo coordinar vehículos y peatones
- Cómo coordinar vehículos autónomos y convencionales
- Qué hacer para no perder ingresos públicos

martes, 17 de septiembre de 2019

Uber no reduce la congestión

Ni Uber, ni ningún servicio similar, claro. Y esto no debería sorprendernos: este tipo de empresas han conseguido abaratar el coste de los desplazamientos (no sólo en términos monetarios, sino también de comodidad), por lo que es normal que hayan supuesto un aumento de la demanda de movilidad, una captura de cuota desde el transporte público, y consecuentemente, más congestión en las ciudades, y más contaminación asociada. Como bien dicen en el artículo hace falta más investigación, y quizá las condiciones en EEUU no sean exactamente iguales para España, pero:
What numbers were available have painted an increasingly unflattering picture. Studies from U.C. Davis, the University of Kentucky, DePaul University, and independent researchers in Boston, San Francisco, and New York City have offered evidence that mobility apps contribute to VMT, congestion, and the decline of public transit ridership.
Claramente las respuestas a la movilidad sostenible no pueden venir por estos modelos de negocio...

lunes, 16 de septiembre de 2019

¿Es la verguenza la estrategia apropiada contra el cambio climático?

Y otra vuelta más sobre lo de la conferencia de Londres de hace unos días. Decía que una sesión interesante fue la que hablaba de confianza como la que la gente tiene en Sir David Attenborough. Y que, en cambio, no parecía que Greta Thunberg (cuyo caso defiende aquí Max Aufhammer) lograra el mismo efecto. Una posible explicación es que, aunque vendan muchos titulares, no nos gusten mucho los mensajes agoreros, y que el avergonzarnos no es la opción correcta.

ADD: Y parece que lo de "emergencia climática" también tiene sus problemas...

viernes, 13 de septiembre de 2019

Development as freedom, de Sen

Un libro escrito hace ya 20 años, pero que, en mi opinión, sigue siendo totalmente actual. Es interesante ver cómo ya hace este tiempo nos señalaba cuáles eran los problemas de las sociedades actuales, que creo que siguen siendo los mismos de ahora:
The big challenges that capitalism now faces in the contemporary world include issues of inequality (especially that of grinding poverty in a world of unprecedented prosperity) and of public goods (that is, goods that people share together, such as the environment).
Eso sí, tiene bastantes elementos comunes con An idea of Justice, escrito después y en el que incorpora muchas ideas de este primero. Aunque, por otro lado, siempre da gusto leer a Sen: escribe con prudencia, elegancia, y mucha sensatez. Es difícil estar en desacuerdo con él.

También es interesante complementar la lectura con Poor Economics, que aporta la evidencia cuantitativa a muchos de los argumentos que Sen hace basados simplemente en la razón o en evidencia limitada. Por ejemplo, en el ámbito de mujeres o de población.

En todo caso, la idea central del libro es muy concreta: el desarrollo debe estar basado fundamentalmente en la libertad, como fin y como medio:
Expansion of freedom is viewed, in this approach, both as the primary end and as the principal means of development. Development consists of the removal of various types of unfreedoms that leave people with little choice and little opportunity of exercising their reasoned agency.
Todo el libro se dedica a sostener esta afirmación. Primero, analizando en qué consiste la libertad, y cómo contribuye al bienestar mucho más que el dinero:
The usefulness of wealth lies in the things that it allows us to do – the substantive freedoms it helps us to achieve. But this relation is neither exclusive (since there are significant influences on our lives other than wealth) nor uniform (since the impact of wealth on our lives varies with other influences). it is important to recognize the crucial role of wealth in determining living conditions and the quality of life as it is to understand the qualified and contingent nature of this relationship. An adequate conception of development must go much beyond the accumulation of wealth and the growth of the GNP and other income-related variables. Without ignoring the importance of economic growth, we must look well beyond it. Development has to be more concerned with enhancing the lives we lead and the freedoms we enjoy. Expanding the freedoms that we have reason to value not only makes our lives richer and more unfettered, but also allows us to be fuller social persons, exercising our own volitions and interacting with – and influencing – the world in which we live.
Una ilustración interesante de la relación indirecta de la riqueza y el desarrollo es el estudio que cita de Anand y Ravallion:
Anand and Ravallion find that life expectancy does indeed have a significantly positive correlation with GNP per head, but that this relationship works mainly through the impact of GNP on the incomes specifically of the poor and public expenditure particularly in health care.
Sen luego continúa aclarando que la libertad no debe medirse únicamente por sus consecuencias prácticas, sino también por los procesos a través de los cuales se manifiesta. En este sentido, Sen critica el enfoque de los bienes primarios de Rawls porque están centrados en los fines, y no en los medios. Su propuesta me recuerda más a la de las opciones de Solow respecto a la sostenibilidad, aunque va más allá. A este respecto, una idea que sería muy interesante sería explorar la incorporación de estas ideas de Sen al modelo de los capitales de sostenibilidad, de forma que incorpore más claramente estos procesos y no sólo los resultados.

Después, pasa a criticar las ideas de justicia previas (utilitaristas, Rawls, etc), algo que desarrolla más en The Idea of Justice. Y vuelve a defender que la relación entre renta y desarrollo depende de muchas cuestiones:
We use incomes and commodities as the material basis of our wellbeing. But what use we can respectively make of a given bundle of commodities, or more generally of a given level of income, depends crucially on a number of contingent circumstances, both personal and social. it is easy to identify at least five distinct sources of variation between our real incomes and the advantages – the wellbeing and freedom we get out of them. 1. Personal heterogeneities (connected with disability, illness, etc) 2. Environmental diversities (climatic circumstances, heating, clothing, infectious diseases) 3. Variations in social climate (public education, crime, community relationships) 4. Differences in relational perspectives (relative wealth, to be able to appear in public without shame, as Adam Smith noted) 5. Distribution within the family.
Otra idea muy interesante es su caracterización de la pobreza como falta de capacidades. Esto tiene una extrapolación muy directa a la pobreza energética, que, bajo esta definición, tiene mucho más sentido más allá de las limitaciones de renta, y en términos de falta de posibilidades de participación en la actividad social (“social functioning”).

Sen procede después a defender las virtudes de los mercados y de la democracia como elementos esenciales para la libertad y el desarrollo. Así, considera como ventaja fundamental de los mercados la libertad de transacción y no tanto sus posibles ventajas en términos de asignación. De hecho, incluye unas reflexiones muy interesantes sobre cómo a veces el exceso de énfasis en la eficiencia (y en el homo economicus) es contraproducente. Y aprovecha para recordarnos que los neoliberales suelen olvidarse de algunas cuestiones básicas sobre el capitalismo bien entendido:
Financial conservatism should be the nightmare of the militarist, not of the schoolteacher or the hospital nurse.
While capitalism is often seen as an arrangement that works only on the basis of greed for everyone, the efficient working of the capitalist economy is, in fact, dependent on powerful systems of values and norms. Indeed, to see capitalism as nothing other than a system based on a conglomeration of greedy behavior is to underestimate vastly the ethics of capitalism, which has richly contributed to its redoubtable achievements.
En cuanto a la importancia de la democracia, Sen ataca a los que, como el gobierno de Singapur, defienden que la democracia es mala para el desarrollo.
Political rights, including freedom of expression and discussion, are not only pivotal in inducing social responses to economic needs, they are also central to the conceptualization of economic needs themselves.
Después analiza la relación entre libertad y hambrunas, género, y población. También incluye una reflexión muy acertada en mi opinión sobre la naturaleza de los derechos humanos. Pero los dos capítulos más interesantes, al menos para mí, son los dos últimos. El primero sobre elección social, en el que defiende que el teorema de imposibilidad de Arrow no es tan limitante como parece:
The Arrow theorem does not in fact show what the popular interpretation frequently takes it to show. It establishes, in effect, not the impossibility of rational social choice, but the impossibility that arises when we try to base social choice on a limited class of information.
Y así, entiende que si ampliamos la base sobre la que tomamos las decisiones, sí es posible establecer funciones de bienestar social que nos permitan evaluar correctamente las distintas opciones.
Finalmente, en el último capítulo reflexiona muy sensatamente sobre libertad individual y responsabilidad personal y social.
As competent human beings, we cannot shirk the task of judging how things are and what needs to be done. As reflective creatures, we have the ability to contemplate the lives of others. Our sense of responsibility need not relate only to the afflictions that our own behavior may have caused (though that can be very important as well), but can also relate more generally to the miseries that we see around us and that lie within our power to help remedy. That responsibility is not, of course, the only consideration that can claim our attention, but to deny the relevance of that general claim would be to miss something central about our social existence. It is not so much a matter of having exact rules about how precisely we ought to behave, as of recognizing the relevance of our shared humanity in making the choices we face.
Freedom is both necessary and sufficient for responsibility.
Responsible adults must be in charge of their own well-being; it is for them to decide how to use their capabilities. But the capabilities that a person does actually have (and not merely theoretically enjoys) depend on the nature of social arrangements, which can be crucial for individual freedoms. And there the state and the society cannot escape responsibility.
Una forma estupenda de concluir, creo.

jueves, 12 de septiembre de 2019

El informe de DIW sobre la nuclear

Decía ayer que muchos de los expertos que presentaron en la reunión EPRG-MIT apoyaban el uso de la nuclear para luchar contra el cambio climático.  También el IPCC, en su informe sobre los 1,5ºC, aboga por multiplicar por 4 la potencia instalada de nuclear en el mundo a 2050. Y el NEO de BNEF prevé un mantenimiento al menos (lo que requiere nuevas inversiones, en particular en Oriente Medio y Norte de África!). No es que yo crea que esto vaya a ser factible. La nuclear, y sobre todo la actual, se enfrenta a numerosas barreras, económicas y de otro tipo, como para esperar este tipo de desarrollo favorable para esta tecnología.

Pero, por si acaso, y en un pseudo-informe (en forma de boletín mensual) que me sorprende bastante, por razones que comentaré adelante, el DIW se ha marcado un diagnóstico súper-cañero sobre la nuclear, en el que básicamente dice que nunca ha sido económicamente ventajosa, que no cubre sus costes externos, que no es limpia, y que además esto no cambia con las nuevas tecnologías nucleares modulares. Conclusión: que por favor nos olvidemos de ella.

Y digo que me sorprende porque, a pesar de haber sido preparado por dos de los economistas de la energía más prestigiosos de Europa, Claudia Kemfert y Christian von Hirschhausen (al que conozco, respeto y admiro), los argumentos me parecen bastante poco rigurosos:

- Lo de que nunca fue competitiva porque se basó en los subsidios...bueno, que se lo digan a todas las demás tecnologías que siempre han comenzado con ellos...y a los operadores que han sacado un buen dinero con ellas. Su afirmación parece estar basada en un único libro, y en un análisis en condiciones limitadas, y en cambio no utiliza muchos de los análisis en los que sí se ve a la nuclear como competitiva (véanse alguno de los citados arriba). Y lo dice uno que ha apuntado precisamente a que la nuclear lo tiene complicado en los mercados liberalizados...claro, por eso los autores encuentran que no se han construido centrales nucleares en este tipo de mercados, y que perderían mucho dinero. Pero es que esto mismo se podría decir de la FV o de la eólica y sus dificultades para sobrevivir a la canibalización en los mercados liberalizados, tanto energy-only como con mercados de capacidad. ¿Significa esto que las renovables no son competitivas? No, ¿verdad?
- El argumento de los costes externos es algo mejor, en parte porque es más sencillo. Es cierto que las nucleares, por ley, tienen limitados sus daños asegurados. Aunque también utilizan estimaciones puntuales de los costes de los daños de la nuclear que son controvertidas, citando de nuevo un único estudio.
- Aunque, a este respecto, concluyen que la energía nuclear no es limpia por sus emisiones radioactivas, que incluso consideran peligrosas en condiciones rutinarias (de nuevo, algo no probado de forma fehaciente), o por la gestión de residuos (que es cierto que sí tienen un problema de riesgo, aunque con consecuencias de muy largo plazo difíciles de evaluar con seguridad). Efectivamente, ninguna energía es limpia, aunque unas más que otras. Lo importante es evaluar todas las ventajas e inconvenientes, y tomar la mejor decisión, no descartar cada tecnología por sus inconvenientes directamente.
- Finalmente, descartan cualquier nuevo tipo de tecnología nuclear, sin esperar a ver qué tal funciona :). Yo al menos no tengo la impresión de que lo que proponen TerraPower et al sea igual que lo de los 50...

Yo ya he dicho muchas veces que en esto de la tecnología soy bastante agnóstico, y que lo que me importan son sus atributos para lograr los objetivos que pretendemos. Y sinceramente, creo que es importante que los académicos seamos rigurosos al evaluar estos atributos, porque si no es difícil tomar buenas decisiones sociales y políticas. No creo que el informe de DIW contribuya mucho a esto, la verdad...