martes, 16 de julio de 2019

Aldert Kamp, sobre Olin y el futuro de la educación para ingenieros

Muy interesante su descripción del método educativo de Olin. Su conclusión:

Can we changing fast enough? Is the academic staff equipped and capable to transform the education as we know it? Are we ready for “Flexication” (Flexible Education)? Are universities prepared to put more emphasis on innovation, and less on fundamental research? These were just a couple of questions that were stuck in my mind during my flight home, after an intensive week overseas of colloquia at MIT, the immersion in a different educational approach at Olin College, brief meetings with industrial leaders and experts at Lockheed Martin, and a discussion in an industrial board in Dallas.

viernes, 12 de julio de 2019

La sabiduría de Hal Varian

Uno de mis ídolos desde que empecé a estudiar Microeconomía con sus libros, tan claritos, y a la vez tan rigurosos. En esta conversación con Tyler Cowen confirma mi impresión. Por ejemplo, no le gusta nada el blockchain...

jueves, 11 de julio de 2019

Los riesgos de la mission-oriented innovation

Diane Coyle está preocupada (y creo que tiene mucha razón) por algo que ya se empieza a ver en algunos entornos: la captura de las políticas "mission-oriented"  por parte de los lobbies. Y es que, como siempre cuento en clase, y nos advertía Alfred Kahn (la cita de entrada del Libro Blanco de Ignacio):
The central institutional issue of public utility regulation remains finding the best possible mix of inevitably imperfect regulation and inevitably imperfect competition.
Es decir: siempre hay que asegurarse de que el fallo del regulador (en este caso, su captura por los lobbies) no es mayor que el fallo del mercado que trata de arreglar.

Según Coyle:
The experience of the 1980s should also make those interested in science policy and industrial policy now reflect a bit before concluding that back to the pre-1987 future* is the right way forward. ‘Should the government mainly fund basic science or near-market research?’ is the wrong question. Governments of course should fund basic science, which is a classic market failure. But the policy challenge isn’t about money so much as co-ordination and facilitation – ensuring industry standards emerge fast enough and at the right level to grow new markets, enforcing competition law, using government procurement to give investors confidence there will be demand for innovations in areas such as health care or education, making sure the financial tax and regulatory system provides incentives to invest in growing tech businesses, and so on.

miércoles, 10 de julio de 2019

El realismo de Michael Liebreich sobre la nuclear

Unas cuantas verdades incómodas por parte de Michael Liebreich, respaldadas por el último New Energy Outlook (que espero resumir pronto).

Su conclusión:
My take on the nuclear debate: wind and solar alone can’t provide enough zero-carbon power to decarbonize the economy in the near term; the overwhelming priority is to keep existing nuclear plants open; when it comes to new plants, the current generation of plant designs won’t cut it on economic grounds; and for goodness sake, let’s get serious about developing SMRs and researching the generation of nuclear technologies that might even follow them.

We have serious work to do, tough choices and compromises to make. Let’s get on with it!

Parece que los franceses están pensando hacerle caso.

ADD: Relacionado, las cuentas del accidente de Chernobil en More or Less.

martes, 9 de julio de 2019

Verguenza de volar

Hace poco Gonzalo me descubrió este movimiento, que yo no conocía, y que parece que está creando impacto en Suecia, sobre todo a la vista de las opiniones reflejadas en las encuestas que se citan al final del artículo (aunque, como pasa siempre, habría que asegurarse de que la reducción en el transporte aéreo se debe a este movimiento y no a otros factores como los que se citan al final). Por otra parte, KLM parece estar animando a los pasajeros a que se lo piensen mejor, y, si no es imprescindible, no vuelen.

Todo esto, evidentemente, es algo bienvenido: el trasporte aéreo es el modo de transporte que más crece, ayudado por supuesto por los bajos precios. Y por tanto cualquier iniciativa para reducir su uso es buena (salvo que sea puro greenwashing, claro). Pero yo no creo que  baste lo de la verguenza a volar, o los recordatorios para pensárselo mejor. Hace falta también incluir bien todos los costes de esta actividad, para que, por un lado, se incentive el uso de otros combustibles, pero también se reduzca la actividad (hay que recordar que el impacto de la aviación sobre el clima no se debe sólo a su uso de combustibles fósiles, sino también a las estelas de los aviones)

viernes, 5 de julio de 2019

Opiniones encontradas sobre la micromovilidad

Esto es, patinetes y bicicletas eléctricas. En Wired pintan un panorama totalmente positivo acerca del futuro de este modo de transporte (eso sí, siempre que haya carriles específicos). ¿La razón, según ellos? Que es la mejor manera de reducir la contaminación. Pero aquí no lo tienen tan claro, en el caso de los patinetes, por su corta vida. Otro ejemplo de que, para de verdad tener éxito en la transición, hay que entender bien la economía circular en su fundamento.